MÓNACO, una palabra simple que evoca grandes mitos

Mónaco

Pixabay

La excepcional ubicación de Mónaco en la legendaria Riviera Francesa, (también conocida como la Costa Azul), sus parques, sus casinos, su alta sociedad y excepcionales eventos, lo hacen el destino ideal para unas vacaciones románticas o para vivir ahí… de por vida.

Algunas veces subestimada y mal entendida, la economía de Mónaco es de hecho bastante dinámica y orientada hacia el futuro. Un estado independiente en el corazón de Europa, el Principado de Mónaco le ofrece a los inversionistas y empresarios una infraestructura excepcional y segura, combinada con las ventajas de un atractivo sistema fiscal.

El idioma oficial es francés, aunque italiano, occitano e inglés se hablan ampliamente.  El idioma tradicional monegasco, “le Monegl”, es hablado entre los mayores, pero también se enseña en todas las escuelas locales. La moneda local es el euro.

Mónaco

Pixabay

Beneficiándose de una ideal locación geográfica, el Principado de Mónaco disfruta de inviernos muy suaves y veranos increíblemente soleados. Con más de 300 días al año de sol, los residentes de Mónaco pueden disfrutar todo lo que el Mediterráneo puede ofrecer. Al mismo tiempo, la cercanía de Mónaco a los Alpes del Sur, los cuales están a tan solo una hora en coche, les permite un acceso fácil a las pistas de esquí.

Basado en las más últimas cifras oficiales, el Principado de Mónaco cuenta con aproximadamente 38.695 habitantes, con más de 100 nacionalidades representadas.

Los residentes de Mónaco de todas partes del mundo, pueden poner a sus hijos en una gran variedad de escuelas, las cuales son parte de, o están afiliadas al Ministerio de Educación.

Mónaco

Pixabay

El curriculum y los diplomas que se obtienen son los mismos que en Francia. Aun en las escuelas primarias, los estudiantes aprenden no sólo inglés y francés, pero también “monegasco”, el idioma local tradicional, al igual que la rica historia de Mónaco. La tasa de graduación en la escuela secundaria es de cerca del 90%.

La excelente infraestructura de Mónaco conecta al Principado con todas las principales capitales europeas, las cuales pueden ser alcanzadas en menos de 2 horas.

La misma infraestructura le permite a muchas instituciones financieras locales responder a las demandas de una clientela bastante internacional. Esta combinación de excelente infraestructura, alta calidad de vida y un régimen fiscal ventajoso, hacen que Mónaco sea el destino internacional que es y que siempre ha sido.

Lamborghini en las calles de Mónaco

Pixabay

Mónaco es uno de los lugares más seguros en la Tierra. Cuenta con un policía para cada 100 residentes, cámaras/vídeos de seguridad las 24 horas a través de todo el Principado, un sistema de transmisión digno de los mejores ejércitos del mundo, la posibilidad de bloquear todo acceso a/y fuera del Principado en solo minutos, al igual que equipos de seguridad dentro de los Casinos y en todos los establecimientos de apuestas y hoteles, hacen que la seguridad de Mónaco sea una de las mejores en el planeta.

El departamento de policía de Mónaco es manejado por un alto miembro de la policía francesa, también está entre los más modernos y eficientes de Europa.

La ley impuesta por el fallecido Príncipe Raniero III de Mónaco era simple: “Mónaco debe tener seguridad total”. El resultado es un increíblemente bajo nivel de crimen, el sueño de cualquier Ministro del Interior.

Mónaco

Pixabay

Como un joyero en Mónaco dijo una vez:

“En Mónaco, las joyas están hechas para ser usadas, aún en las calles, y no para ser guardadas en una caja de seguridad”.

Alberto II de Mónaco, es el actual príncipe soberano de Mónaco, sucediendo a su padre Raniero III de Mónaco desde 2005.

El sistema fiscal de Mónaco

La idea principal del sistema fiscal de Mónaco es la ausencia total de impuestos directos. Las personas que viven en Mónaco (excepto los franceses, ver abajo), no pagan ningún impuesto en ingresos, intereses o capital.

Casino en Monte Carlo, Mónaco

Shutterstock.com

Hay solo dos excepciones a esta regla:

  • La compañías que generan más del 25% de sus ingresos fuera del Principado de Mónaco, y las compañías que generan ingresos de patentes y/o otros derechos de propiedad intelectual, están sujetas a un impuesto fijo de 33.33% sobre las ganancias.
  • Los ciudadanos franceses que no pueden probar que vivieron en el Principado de Mónaco por 5 años antes del 31 de octubre de 1962.

Aparte de Francia, el Principado no ha firmado ningún otro acuerdo fiscal bilateral.

Cómo convertirse en un residente de Mónaco

Con la excepción de ciudadanos franceses, cualquier extranjero quien desee quedarse en Mónaco por un periodo de más de tres meses, o establecer su residencia aquí, debe satisfacer las siguientes estipulaciones:

Mónaco

Pixabay

Ciudadanos de la Unión Europea:

Las provisiones mencionadas se refieren, de aquí en adelante, a personas que vienen de uno de los estados de la Unión Europea al igual que de Noruega e Islandia.

Para obtener el permiso de residencia monagesca (el llamado “carte de séjour”), deben solicitar ante la Sección de Residentes del Directorio de Seguridad Pública, localizado en 3, rue Louis Notari en el Principado, y deben entregar los documentes abajo mencionados:

  • Prueba de un récord (expediente) legal limpio, o un afidávit (o un documento equivalente a una declaración jurada) declarando que nunca han sido condenados.
  • Un contrato de trabajo endosado por el Departamento de Trabajo del Principado, o cualquier otro justificante profesional, o una solicitud de autorización para establecer un negocio o una compañía, o una referencia bancaria probando que tiene los suficientes medios para subsistir.
  • Dos fotografías recientes.
  • Un contrato de renta o un certificado de alojamiento (examinado por la Comisión Ad-Hoc), o un título de propiedad.
  • Su pasaporte.
Joven pareja en Mónaco

Shutterstock.com

Para los no-ciudadanos de la Unión Europea

Las partes interesadas deben primero solicitar ante el Cónsul Francés con jurisdicción territorial, una visa para luego establecer residencia. Deben presentar los siguientes documentos a la oficina consular en cuestión:

  • Un abstracto de su récord legal, o un afidávit o un documento equivalente, una declaración jurada indicando que nunca han sido condenados.
  • Un contrato de trabajo endosado por el Departamento de Trabajo del Principado de Mónaco, o cualquier otro justificante profesional, o una solicitud de autorización para establecer un negocio o una compañía, o una referencia bancaria probando que tiene los suficientes medios para subsistir.
  • Un contrato de renta o un certificado de alojamiento (examinado por la Comisión Ad-Hoc), o un título de propiedad, o un compromiso por escrito de la persona interesada de producir uno de los cuatro documentos arriba mencionados dentro de los tres meses después de su llegada al Principado de Mónaco.
  • Nueve fotografías.
  • Una fotocopia de su pasaporte.
  • Nueve copias del formulario de solicitud de una visa de larga estadía.
Muchacha de Mónaco

cristiano barni / Shutterstock.com

Después de obtener la visa, cualquier extranjero mayor de dieciséis años, está obligado a solicitar el permiso de residencia monegasco (el llamado “carte de séjour”) ante la sección de Residentes del Directorio de Seguridad Pública dentro de los ochos días después de haber llegado al Principado de Mónaco.

Para obtener el permiso en cuestión, los mismos documentos que son requeridos de los ciudadanos de la Unión Europea, deben ser presentados.

Sin embargo, las siguientes personas son exentas de solicitar residencia:

  1. Diplomáticos de carrera acreditados a Su Alteza Serenísima (H.S.H.) Príncipe Soberano, y los miembros de sus familias;
  2. Funcionarios públicos bajo los auspicios de los Convenios Franco-Monegascos.



Comentarios