El magnate Bill Gates y su esposa Melinda, se conocieron en el trabajo, hoy viven en una mega mansión de $124 millones, y dejarán a sus hijos solamente una pequeña parte de su enorme fortuna

Bill y Melinda Gates

Foto por Kjetil Ree, via Wikimedia Commons

Bill y Melinda Gates cuentan con una de las fortunas más grandes del mundo. Son importantes filántropos y co-fundadores de “The Giving Pledge”. Su fundación Bill & Melinda Gates tiene un fondo de más de $40 mil millones (33,6 mil millones de euros).

La multimillonaria pareja tienen tres hijos. Según la revista Forbes, los Gates tienen una fortuna personal valorada en $90 mil millones (75,6 mil millones de euros). Bill y Melinda han estado casados por 23 años y estamos echando un vistazo a su duradera relación, para ver cómo funciona y lo que es ser parte de una famosa pareja de poderosos multimillonarios.

En 1987, Melinda French era una recién graduada de Duke University. Ella acababa de empezar un trabajo como gerente de producto en Microsoft cuando el famoso fundador de la compañía y director ejecutivo, Bill Gates, se le acercó durante el picnic anual de la compañía y le preguntó si quería cenar con él en dos semanas.

Melinda Gates

JStone / Shutterstock.com

Ella le dijo a su futuro esposo que eso no era lo suficientemente espontáneo para ella. Melinda le dio a Bill su número de teléfono y le dijo que la llamara más cerca del día que él tenia en mente para la cita. Pero entonces, Bill la llamó más tarde esa misma noche y le preguntó si eso era lo suficientemente espontáneo para ella. Fue la primera chispa entre ellos como pareja y ellos conectaron.

Al principio de su relación, la mamá de Melinda no pensaba que era una buena idea salir con el director ejecutivo. Sin embargo, Melinda no le hizo caso. La pareja mantuvo su perfil bajo en el trabajo y le pidió a la gente que respetara su privacidad. Melinda se dio cuenta pronto que Bill era el mismo tipo de chico con el que ella había salido en la universidad. Ellos la respetaban bastante y ella los respetaba bastante.

Bill Gates

Paolo Bona / Shutterstock.com

Melinda fue atraída por la mente brillante de Bill, su curiosidad, y su sentido de diversión. La pareja salió por siete años antes de casarse. En 1993, la ya comprometida pareja hizo un viaje a África y vio a la gente vivir en la pobreza extrema. Eso provocó una discusión de cómo podían utilizar su gran riqueza para ayudar a otros.




Bill y Melinda se casaron en Hawaii en 1994. Según reportes, la boda costó $1 millón – debido en mayor parte al hecho de que Bill reservó cada habitación en el hotel así como todos los helicópteros en Maui para mantener su evento privado.

En 1995, la extravagante casa de la pareja en Seattle, Xanadu 2.0 fue completada. Localizada en Medina, Washington, la mansión frente al agua mide 6.132 metros cuadrados [66.000 pies2]. La casa estilo Pacific Lodge tomó siete años y $63 millones para construirse. Se requirieron trescientos trabajadores para construir la casa, de los cuales más de cien eran electricistas que instalaron un estimado de 52 millas de cables ópticos. En el 2016, la mansión Gates fue valorada en $124 millones (105 millones de euros).

Casa de Bill Gates

Foto por Jeff Wilcox, via Wikimedia Commons

Bill y Melinda tienen dos hijas y un hijo. Ninguno de sus hijos pudo tener un celular hasta que cumplieron 14 años. Bill y Melinda les leían libros a sus hijos cuando eran pequeños. Los hijos fueron criados católicos. Cada uno de los hijos de los Gates heredará alrededor de $10 millones (8,4 millones de euros) de la fortuna de casi $90 mil millones de sus padres.

Bill y Melinda quieren que sus hijos puedan escoger lo que quieren hacer con sus vidas, pero no dejarles tanto dinero como para que escojan no hacer nada. El resto de la fortuna de los Gates será donada a causas filantrópicas.

Bill y Melinda manejan la fundación Bill & Melinda Gates juntos. El presidente Barak Obama otorgó la Medalla Presidencial de la Libertad a ambos en el 2016.




There is one comment

  1. Anonymous

    Eso no se lo cree nadie… Cada centavo de su fortuna kedará para sus hijos, y sus nietos. Y luego los alergicos a la inteligencia natural dirán: -Los decendientes de Billl Gates deben su astronomica fortuna a meritos propios…

Comentarios