El actor Tracy Morgan compra un coche Bugatti de $2 millones y lo choca 30 minutos después de haberlo adquirido