Conoce la historia del famoso fotógrafo que cobró más de $1 millón por la imagen de una simple “Papa”

Papa -Kevin Abosch

La fotografía de una “Papa” que Kevin Abosch vendió por 1 millón de euros. Kevin Abosch

¿Cuánto pagarías por la foto de una papa? Sí, una simple papa, nada especial ¿1 dólar… 1 centavo o nada? Pues acabas de despreciar una imagen que vale €1 millón ($1,19 millones de dólares). Eso fue lo que cobró el fotógrafo Kevin Abosch por la imagen titulada [Potato #345] en el 2010, la que ves abajo. Conoce la historia del fotógrafo con la mejor red de contactos en todo Silicon Valley.

Abosch conoce a todos los ejecutivos tecnológicos más poderosos. Desde el presidente ejecutivo de Google, Eric Schmidt; la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, hasta el cofundador y CEO de Twitter, Jack Dorsey.

Pero Abosch no está residenciado en California. Divide su tiempo entre Irlanda y Boston. Saltó a la fama gracias a sus retratos a los ejecutivos de las compañías más grandes del Planeta y de megas celebridades.

Aquí pueden ver la fotografía que le tomó Abosch a Zach Sims, el CEO de Codecademy. Ambos son buenos amigos. Es la foto que utiliza Sims para cada perfil.

Zach Sims

Zach Sims, cofundador y CEO de Codecademy. Fotografía tomada por Kevin Abosch. Kevin Abosch

Las fotos de Abosch en fondo negro se han convertido en un símbolo de estatus entre la élite del entretenimiento y la tecnología. Por eso las tarifas de este artista del lente no resultan nada económicas. Un retrato puede costar entre $150.000 (€126.525) y $500.000 (€421.750) si se incluye el uso comercial. Abosch fue invitado como fotógrafo principal al último Foro Económico Mundial que se celebra en Davos, Suiza y donde también se hallaban varios de sus clientes élites.

“No podía darme el lujo de no estar en este mega evento global”, le dijo al sitio Business Insider.

El CEO de Codecademy,Zach Sims, es solo uno de los muchos clientes satisfechos de Abosch. Otros son Malala Yousafzai y Johnny Depp.

Este es un autorretrato de Kevin Abosch:

Kevin Abosch

Kevin Abosch toma un retrato de sí mismo. Kevin Abosch

Hoy en día Abosch es un fotógrafo de fama mundial, que con frecuencia es trasladado en Ferraris y jets privados hasta el lugar donde debe tomar fotos. Pero su historia de camino al éxito no ha sido tradicional.

Él no estudió arte. Es un ex biólogo al que le gusta la tecnología. Atribuye el éxito que ha tenido en la fotografía a la pasión, a cierta habilidad natural y algunos momentos claves en su carrera.

Su primer gran momento ocurrió en 1990, cuando él trabajaba con CBS Records. La compañía discográfica necesitaba un fotógrafo para retratar a una de sus bandas y él se ofreció para el empleo. Le pidieron un portafolio de muestra, pero él no tenía. Logró negociar un salario de $2.500 (€2.109) por medio día de trabajo. Nada mal para un fotógrafo de conciertos.




Abosch dijo que logró ese salario luego de leer un artículo sobre uno de los fotógrafos más famosos de Hollywood, Herb Ritts, quien cobraba $10.000 (€8.435) por un día de trabajo. Entonces Abosch pidió $5.000 (€4.218). Al principio sus jefes en CBS se echaron a reír y le dijeron que por esa cantidad podrían contratar a Ritts. Abosch les respondió: “¿Quieren a Herb Ritts o me quieren a mí?”. Llegaron a un acuerdo por la mitad del monto.

Desde entonces, Abosch no ha vuelto a tener problemas por cobrar altos precios por su tiempo y trabajo. Menos ahora que sus clientes son altos ejecutivos y celebridades.

Otro gran momento en su carrera fue cuando fotografió al famoso actor de Hollywood Johnny Depp. Abosch le dijo a la estrella de Hollywood: “¿Sabes lo que esta imagen significará para mi carrera?”. El actor se limitó a sonreír.

Si bien es conocido por sus retratos, Abosch también hace otro tipo de trabajos. En su próximo gran proyecto quiere capturar momentos del ego humano. Para lograrlo, Abosch usará una máquina fMRI atada a su cabeza y tomará imágenes de su actividad cerebral en situaciones donde el actúe el ego. Luego presentará las fotografías en tamaño gigante, de 10 pies (3 metros) de alto.

“La combinación del arte y de la ciencia a menudo traen sorpresas”, asegura Abosch. “Al final del día soy un ontólogo, preocupado por los asuntos de la identidad y la existencia”.

Artículo original en inglés publicado en Business Insider. Si te gustó síguelos en Facebook, Twitter.

Comentarios