¿Por qué Sara Blakely, fundadora de Spanx, es tan exitosa?

Sara Blakely

Foto @sarablakely / Facebook

Sara Blakey es una empresaria estadounidense y la fundadora de la multimillonaria compañía de ropa interior, Spanx, basada en Atlanta, Estados Unidos.

Blakely ha sido reconocida como una de las cien personas más influyentes y en entre los primeros lugares de las 100 mujeres más poderosas del mundo.

Los Primeros Años de Sara Blakely

El plan original de Sara Blakely era el de convertirse en abogada. Sin embargo, cuando falló el examen de admisión de la escuela de leyes, se vio forzada a cambiar su camino. Aceptó un trabajo en Walt Disney World en Orlando, Florida donde trabajó por tres meses. Blakely suplementaba su salario de Disney trabajando como una comediante stand-up.

Sara Blakely

Foto @sarablakely / Facebook

Después de un corto periodo con Walt Disney World, Blakely aceptó un trabajo vendiendo máquinas de fax de puerta en puerta para la compañía de suministros de oficina, Danka. A la edad de veinticinco años Blakely había probado ser una gran vendedora y fue promovida a entrenadora de ventas.

Parte del “uniforme” de Blakely era usar pantimedias que ella odiaba. No le gustaba tener que usarlas en el caliente clima de la Florida, y no le gustaba la apariencia del pie con costura cuando usaba zapatos abiertos. Sin embargo le gustaba la forma en que eliminaba las lineas de la ropa interior y hacia que su cuerpo se viera más firme.

“Es importante estar dispuesto a cometer errores. Lo peor que puede pasar es que te conviertas en memorable” – Sara Blakely.

El Nacimiento de “Spanx”

Blakely fue a una fiesta privada y le cortó los pies a sus pantimedias mientras las usaba bajo un par de nuevos pantalones como un experimento. Las pantimedias se enrollaban en sus piernas constantemente, pero ella logró la apariencia que deseaba.

Spanx

Foto por Mike Mozart

Cuando Blakely tenía veintisiete años se mudó a Atlanta, Georgia y mientras continuó trabajando en Danka, ella pasó dos años y gastó $5,000 en la investigación y el desarrollo de su idea. En vez de gastar otros $5,000 en gastos legales, ella escribió su propia patente para su producto después de comprar un libro de texto sobre este tema.

Blakely fue luego al estado de Carolina del Norte, el hogar de la mayoría de fábricas de medias en los Estados Unidos para proponer su idea, pero fue rechazada por cada representante. Todos estaban acostumbrados a trabajar con compañías grandes y no vieron el potencial en su idea.

Su fortuna: $1,15 mil millones (€985 millones)

Dos semanas más tarde Blakely recibió una llamada de un operador de una fábrica quien quería apoyar su concepto después de haber sido persuadido por sus dos hijas. Al seguir desarrollando su idea, Blakely se dio cuenta que la agencia de fabricación de medias era manejada por hombres, quienes no usaban los productos que creaban.

Sara Blakely

Foto por David Shankbone, via Wikimedia Commons

El producto prototipo fue terminado en un año, con Blakey y sus familiares y amigas probándolo. Este fue un gran paso para la industria ya que probar un producto en personas nunca había ocurrido hasta ese momento.

Mientras progresaba en refinar su producto, Blakely notó que la industria usaba el mismo tamaño de cintura para todos los productos de medias. Para el desarrollo de su producto, Blakely tenía diferentes tamaños de cinturas para que calzaran con los diferentes tamaños de las clientes.

“Creo que el fracaso no es otra cosa que la manera en que la vida te dice que estás saliéndote del camino.” – Sara Blakely

La visión de Blakely empezó a cobrar impulso y ella se dedicó a revolucionar el empaque de los productos de calcetería. Sara se dio cuenta de que todos los empaques existentes eran beige, blancos o grises, con el mismo tipo de modelo. Blakely optó por un empaque más audaz en rojo con imágenes animadas de diferentes tipos de mujeres.

Lo siguiente fue encontrar un nombre para su producto y se frustró mucho de no tomar una decisión después de dieciocho meses de pensar. Durante las etapas finales de decidirse por un nombre, ella quería usar el sonido “k” de compañías como Coca-Cola y Kodak, además de saber que el sonido “k” tenía las mejores reacciones de una audiencia de comedia.

Originalmente, Blakely iba a llamar su producto “Spanks”, sin embargo lo cambió a “Spanx” cuando su investigación dio a conocer que los nombres construidos eran más exitosos y más fáciles de convertir en marca.

El Crecimiento de Spanx
Spanx

Foto @SPANX / Facebook

Blakely logró asegurar una reunión con un comprador del Grupo Neiman Marcus, durante la cual ella usó su innovador producto para probar su valor. Como resultado de la reunión, Spanx se vendió en siete de las tiendas Neiman Marcus, con Bloomingdales, Saks y Bergdorf Goodman siguiendo rápidamente los pasos. No descansando ahí, Blakely envió una canasta con sus productos a la oficina de la mega popular presentadora de televisión Oprah Winfrey con una tarjeta explicando su visión.

Blakely estaba manejando todos los aspectos de su negocio: mercadeo, logística, posición del producto y más. A finales del 2000, Oprah nombró Spanx como uno de sus “productos favoritos” lo que causó un aumento en la popularidad y las ventas.

Spanx logró $4 millones en ventas en su primer año y $10 millones en su segundo año. Blakely firmó un contrato con QVC, el canal de compras desde el hogar televisado, en ese momento y vendió 8,000 pares de Spanx en seis minutos!

El Imperio de Miles de Millones de Dólares de Sara Blakely

Conclusión

Sara Blakely ha construido un patrimonio neto de más de mil millones de dólares usando el fracaso como trampolín, siempre innovando y creyendo en su visión. Su habilidad de encontrar una solución siempre ha sido increíble, además de su deseo de disfrutar la vida y mantener una sonrisa en su cara.

Si Blakely hubiera pasado su exámen de leyes, Spanx no habría existido y ella no habría llegado a ser una multimillonaria. En vez de permitirle al fracaso en hundirla, ella lo usó como un resorte para tener éxito.

Spanx es una compañía privada y no suele dar información financiera. Blakely es propietaria de la totalidad de las acciones de la marca.

¿En qué has fracasado que ahora podría ser la razón para que luches por tu éxito y felicidad?

Artículo original en inglés publicado en Addicted2Success. Si te gustó síguelos en Facebook, Twitter.

There is one comment

Comentarios