Los tres secretos del éxito de la pareja que convirtió su pasión en un imperio minorista de $230 millones

Marla y Barry Beck

Marla y Barry Beck. Todas la imágenes @bluemercury / Facebook

“Todo está inventado”. No hay nada más cierto que eso, sin embargo, con un poco de suerte y perseverancia algunas ideas pueden reconvertirse en un gran éxito y Bluemercury –una cadena de tiendas de cosméticos de lujo- es el ejemplo perfecto de ello.

Mientras que muchas cadenas minoristas están luchando por mantenerse a flote en los Estados Unidos, Bluemercury, fundada por Marla y Barry Beck, es una de las empresas con mayor crecimiento en la industria.

Bluemercury

Todas la imágenes @bluemercury / Facebook

La compañía, comprada por Macy’s en 2015 por $210 millones (180 millones de euros), tiene 150 tiendas y se espera que para fin de año hayan abierto otras 10. Su última sorpresa: una tienda de alta tecnología en NY Hilton Midtwon que está teniendo un gran revuelo debido a su espejo de inteligencia artificial capaz de brindar información instantánea de los productos y la entrega de pedidos en 30 minutos a cualquier rincón de la ciudad.

Además, Bluemercury tiene una línea de cosméticos naturales de prestigio llamada M-61, de productos elaborados con Retin-A, ácido salicílico glicólico e ingredientes naturales como tamarindo o aloe vera.

El éxito de la compañía se puede atribuir al hecho de que los Beck, al momento de fundar el negocio de 1999, se dieron cuenta de que los consumidores anhelaban comprar productos de belleza de los grandes almacenes y centros comerciales sin salir de su barrio. En aquel entonces, no fue nada fácil convencer a las marcas e inversores de que la moda emergente iba a resurgir y el impulso vendría de los barrios.

Marla y Barry Beck

Marla y Barry Beck. Todas la imágenes @bluemercury / Facebook

Ese momento llegó cuando descubrieron una pequeña tienda que vendía productos Kiehl y Nars en su vecindario en Georgetown, Washington DC. “Fue entonces cuando tuvimos la idea de abrir una cadena de tiendas de belleza a nivel nacional”, recuerda Marla Beck. Así que compraron esa pequeña tienda y lanzaron Bluemercury.

“Curiosamente, nuestro primer plan comercial fue lanzar un negocio de cosméticos de lujo en línea gracias a la inspiración de Jeff Bezos, de Amazon.com, quien habló sobre el futuro del comercio electrónico mientras estaba en la Escuela de Negocios de Hardvard cursando un MBA”, recuerda Marla.

“Pero la idea se esfumó. Eso fue en 1997 y los capitalistas de riesgo y las marcas no veían potencial en el comercio minorista en línea”.

Para construir su marca, abrieron tiendas y se integraron en las comunidades en las que operaban. Al ofrecer servicios expertos a mujeres que siempre estaban ocupadas y no tenían tiempo para ir a los centros comerciales, crearon un club de compradores leales que amaban los servicios y la experiencia en las tiendas (desde los servicios de spa, hasta los tratamientos faciales o maquillaje).

Bluemercury

Todas la imágenes @bluemercury / Facebook

Los cambios demográficos y el aumento de las redes sociales han impulsado el crecimiento de la compañía. “Vivimos en un mundo que gira alrededor de Instagram”; dice Barry Beck. “Cada vez más personas están preocupadas por su imagen y su aspecto y eso está impulsando las ventas en muchas categorías de productos”.

Entonces, ¿cómo esta pareja formó logró triunfar en el ámbito familiar y en los negocios? Según Marla y Barry Beck, estos tres factores son necesarios para que las alianzas comerciales de pareja funciones:

1. Ama a tu pareja y ama lo que haces

Esto es muy importante, dice Barry, ya que las personas buscan autenticidad. Encuentra aquello en lo que seas mejor y conviértete en un experto en algo que amas. Con el tiempo, las personas reconocerán tus conocimientos y la empresa crecerá.

2. Un gran equipo es aquel en el que sus integrantes se complementan

Las alianzas funcionan mejor si los socios se complementan. En el caso de Bluemercury, el dúo es un gran equipo de táctica y estrategia. Marla es una adicta a la belleza capaz de sacar conclusiones a grandes cantidades de datos y Barry es un emprendedor en serie que administra las operaciones comerciales de la compañía.

La pareja nunca separa los negocios de la vida personal. Para ellos, todo va unido.

3. La intimidad debe permanecer viva a toda costa

La comunicación entre los socios, tanto en el ámbito personal como en el laboral es clave para el éxito. Los Beck han estado casados por 15 años y dicen que el dialogo diario ayuda a que su relación se mantenga viva. Para asegurarse de que ambos estén en sintonía, los Beck tienen un ritual diario:

“Todas las noches a las 10:00 pm Barry y yo damos un paseo de 4 millas para hablar de los acontecimientos del día, de los negocios y de nuestros asuntos personales”, cuenta Marla.




Artículo original en inglés publicado en CNBC: Make It. Si te gustó síguelos en Facebook, Twitter.

Comentarios