Cómo una trabajadora simple de fábrica se convirtió en la mujer más rica “por si misma” del mundo

Zhou Qunfei

Zhou Qunfei, la mujer “self-made” más rica del mundo. Foto: Screenshot (Captura vídeo-pantalla)

Esta es la historia de una multimillonaria “por su propio esfuerzo” de la que probablemente nunca has oído hablar y que ha tenido como fuente de riqueza aquello que tanto cuidas y proteges.

Zhou Qunfei, la mujer más rica del mundo, ha construido un imperio gracias a las pantallas de cristal usadas para fabricar teléfonos de Apple y Samsung, así como también para computadoras portátiles y tablets.

Desde 32 fábricas con 90.000 empleados, sus productos son enviados a todo el mundo. Su fortuna es de $13,5 mil millones (11,3 mil millones de euros) de acuerdo con el índice de multimillonarios de Bloomberg.

Galaxy S7

Lens Technology Co. Ltd. Foto: Changsha Evening News

Pero la historia pudo haber sido muy diferente para esta empresaria de solo 47 años, que creció en un pueblo pobre de China central y tuvo que abandonar la escuela secundaria para mantener a su familia.




Después de soñar con ser diseñadora de moda, la joven Zhou comenzó a trabajar en una fábrica a los 16 años de edad.

“Trabajaba de 8:00 am a medianoche y a veces hasta las 2:00am”, dijo Zhou en una entrevista a The New York Times.

“No había turnos, solo unas pocas personas y todos nos encargábamos de pulir vidrios”, explicó.

Zhou tenía un sueldo equivalente a $1 (0,84 euros) al día, por lo que, cansada de esta forma monótona y mal pagada de vivir, escribió una carta a su jefe para quejarse y renunciar. Esto resultó en un movimiento fortuito, ya que el jefe ejecutivo de la fábrica optó por promoverla en lugar de dejarla ir.

iPhone 5C

Lente para el iPhone 5c. Foto por Maurizio Pesce de Milán, Italia, via Wikimedia Commons

La mujer pasó varios años perfeccionando sus habilidades y técnicas en la fabricación del vidrio y ganándose una reputación como encargada. Cuando se dio cuenta que tenía conocimientos suficientes, Zhou decidió emprender por su cuenta, fundando lo que se convertiría en la compañía más dominante del mercado y que más tarde la haría multimillonaria: Lens Technology.

Era 1993 y China estaba a punto de entrar en el boom post-comunista cuando Zhou se unió con varios miembros de la familia para invertir $3.000 (2.522 euros) en una pequeña fábrica de pulido de vidrio ubicada justo al lado de la de su antiguo empleador.

Originalmente la compañía fabricada vidrios para relojes, pero más tarde fue impulsada por un nicho mucho más lucrativo y una invención que revolucionó la manera de comunicarnos: el teléfono inteligente.

Lens Technology fue la empresa contratada por Motorola para diseñar una pantalla de cristal resistente a ralladuras para un modelo en el que estaba trabajando en 2003: el Moto Razr V3.

Motorola RAZR V3

El Motorola RAZR V3 ayudó a Zhou Qunfei a pasarse de los relojes a los teléfonos en 2003. Foto por OptoScalpel, via Wikimedia Commons

En 2007, Apple lanzó el iPhone y también seleccionó a la compañía como proveedor. Hasta ese momento, Lens Technology había crecido de forma constante pero en silencio, sin embargo, en 2015 la empresa saltó al mercado chino de valores y la atención fue puesta en Zhou.

Se dice que la empresaria está tan dedicada al control de calidad en sus fábricas, que a menudo duerme en un pequeño apartamento escondido detrás de su oficina.

Los empleados saben que en cualquier momento Zhou puede aparecer en la fábrica, enrollarse las mangas y trabajar junto a ellos o supervisar.

Y es que al producir millones de hojas de vidrio que han sido pulidas a una fracción de un milímetro de espesor y después tratadas con un baño de ion de potasio para asegurarse de que sean capaces de soportar los golpes de la vida, es normal que se requiera de mucha atención a los detalles.




Artículo original en inglés publicado en el News.com.au. Si te gustó síguelos en Twitter.

Comentarios