¿Estamos botando $25 trillones a la basura?

¿Estamos botando $25 trillones a la basura?Desde siempre hemos escuchado sobre la importancia de reciclar. Y en los últimos años es un concepto que se ha puesto de moda, con las organizaciones que promueven un mundo verde. Pero ¿realmente estamos conscientes sobre la importancia de la reutilización de los materiales? Ese fue un tema ampliamente debatido durante el Foro Económico Mundial 2016, celebrado en enero en la ciudad de Davos, Suiza.

Durante el evento, que todos los años reúne a los principales líderes mundiales para analizar los más apremiantes problemas que enfrenta el mundo, se puso en el centro de la escena la economía circular, la que promueve el reciclaje para evitar el despilfarro en la producción.




Se instó a las empresas, pequeñas y grandes, a una utilización más consciente de los materiales, ya que de esa manera se podrían ahorrar de manera global $25 trillones (€22,4 trillones) que en la actualidad se arrojan en los vertederos de basura. Esa escalofriante cifra resultó luego de un estudio de Accenture Strategy, quien considera que hoy en día se dilapida una colosal cantidad de recursos en los basureros del mundo. La firma indica que si las compañías toman conciencia, se verían los resultados del ahorro trillonario para el 2050.

El precio de materiales como el hierro, estaño y el níquel se duplicó entre 2000 y el 2015, y seguirá en aumento. Así que a las compañías les conviene en gran medida comenzar a tomar conciencia sobre el reciclaje.

¿Estamos botando $25 trillones a la basura?¿Qué es la economía circular?

Muchos piensan, de manera errónea, que la economía circular tiene que ver con evitar los residuos en los vertederos. Eso es un error. En realidad se trata de convertir esos residuos en riquezas. También de evitar los recursos desaprovechados, como el coche promedio que se encuentra inactivo el 90% el día. O repensar el ciclo de vida de los productos que están diseñados para una obsolescencia prematura. El valor de los materiales está siendo infrautilizado.

En respuesta a los volátiles precios del algodón nació Mud Jeans, una compañía que renta jeans a $5 (€4,4) al mes y cuenta con una base sólida de clientes.

El reciclaje de los materiales, por fortuna, se está convirtiendo en algo común a nivel mundial. En China, una compañía dio a conocer recientemente un bloque de apartamentos construidos enteramente de impresión a 3D a partir de residuos recuperados de los sitios de construcción.

Caterpillar Inc. ahorra para sí misma y les hace ahorrar a sus clientes mucho dinero y hasta un 90% en el consumo de energía en la refabricación de millones de componentes cada año. Dell, quien el año pasado fue premiada por su implementación de economía circular, ahora envía más del 80% de sus portátiles y tablets en envases hechos de bambú, hongos y la paja del trigo.

Últimamente de manera más activa los gobiernos están penalizando la abundancia de residuos con la reducción de los subsidios al combustible y la aplicación de normas ambientales. Claro que mejor sería igualar la economía circular con la economía que reina el mundo actual. Por encima de todo, los gobiernos y las empresas necesitan ampliar la definición de los residuos y reconocer que representa un enorme recurso.




Artículo original en inglés publicado en CNBC. Si te gustó síguelos en Facebook, Twitter.

There is one comment

Comentarios