Estudios Descubren Que Una Aspirina al Día Mantiene al Cáncer a Raya

Tres nuevos estudios publicados el miércoles aseguraron  una creciente evidencia científica que sugiere que tomar una dosis diaria de aspirina puede ayudar a prevenir, y posiblemente tratar el cáncer.

Estudios anteriores habían encontrado que una aspirina diaria reduce el riesgo a largo plazo de muerte por cáncer, pero hasta ahora los efectos a corto plazo habían sido menos certeros–igual como lo ha sido el potencial de la medicina en pacientes que ya tienen cáncer.

Los nuevos estudios, liderados por Peter Rothwell de la Universidad Británica Oxford, descubrieron que la aspirina también tienen beneficios a corto plazo en la prevención del cáncer, y que también reduce la posibilidad en un 40 a 50% de que el cáncer se expanda a otros órganos.

“Estos descubrimientos se suman al caso del uso de la aspirina para prevenir cáncer, particularmente si las personas tienen un alto riesgo,” dijo Rothwell.
“Y aún más importante, también aumentan la posibilidad de que la aspirina sea efectiva como un tratamiento adicional para el cáncer– para prevenir la propagación de la enfermedad.”
Además agregó: “Esto es particularmente importante porque es la propagación del cáncer o “metástasis” lo que a menudo mata a la persona con la enfermedad.”

La aspirina, originalmente desarrollada por Bayer, es una medicina barata sin necesidad de prescripción médica usada para combatir el dolor y reducir la fiebre.

La droga reduce el riesgo de coágulos en los vasos sanguíneos por lo tanto protege contra ataques cardíacos y derrames y es a menudo recetada para personas que ya sufren de enfermedades del corazón y ya han tenido uno o varios ataques.

La aspirina también aumenta el riesgo de sangrado en el estómago en un paciente por mil al año, un factor que ha intensificado un debate sobre si los doctores deben aconsejar a los pacientes tomarla tan regularmente como todos los días.

El año pasado, un estudio por investigadores británicos cuestionó el beneficio de tomar aspirina todos las días para reducir el riesgo de muerte temprana por ataques al corazón o derrame, porque dijeron que el creciente riesgo de sangrado interno era más grande que el beneficio potencial.

Otros estudios, incluyendo algunos por Rothwell en 2007, 2010 y 2011, descubrieron que una aspirina diaria, aún en una dosis baja de 75 miligramos, reduce el riesgo a largo plazo de desarrollar algunos tipos de cáncer, particularmente de cólon y de esófago, pero que los efectos no aparecen hasta ocho o diez años después de empezar el tratamiento.

Rothwell, cuyos nuevos estudios fueron publicados en las revistas “The Lancet and the Lancet Oncology” el miércoles, dijo que este atraso se debe a que la aspirina estaba previniendo el desarrollo temprano de cánceres y que hubo un tiempo largo entre esta etapa y el momento en que el paciente presentó señales clínicas o síntomas de cáncer.

Rothwell y otros dijeron que se necesita una investigación más profunda sobre la aspirina como tratamiento potencial contra el cáncer en pacientes cuya enfermedad no se ha esparcido todavía.

“Ninguna droga ha demostrado prevenir una metástasis distante y por lo tanto estos descubrimientos deben enfocarse en investigaciones futuras en este aspecto crucial del tratamiento,” él dijo.

Peter Johnson, jefe clínico de Charity Cancer Research UK, dijo que su grupo ya está investigando las propiedades anticancerígenas de la aspirina.  “Estos descubrimientos nos demuestran que estamos en el camino correcto,” aseguro.

En un comentario escrito en “The Lancet”, Andrew Chan y Nancy Cook de la Escuela de Medicina de Harvard en Estados Unidos, dijeron que la investigación es “impresionante” y que movieron a expertos en la salud “un paso más cerca a la ampliación de recomendaciones sobre el uso de la aspirina”.

 

Por: Kate Kelland / Reuters

Comentarios