Para evitar incluir en sus etiquetas en los EE.UU una advertencia de cáncer, Coca-Cola y Pepsi cambian sus fórmulas

Las dos empresas Coca-Cola y Pepsico, que acaparan cerca del 90% del mercado de bebidas gaseosas en los Estados Unidos, han decidido cambiar la fórmula de sus principales bebidas para evitar que las autoridades de California les obliguen legalmente a introducir una advertencia de cáncer en las etiquetas de sus botellas.

La nueva fórmula contendrá menos cantidad de una sustancia química empleada para proporcionar el color caramelo característico de sus bebidas: el 4-metilimidazol (4-MEI), un compuesto que California ha añadido a su lista de carcinógenos.

Este colorante, empleados en estas bebidas aparece de forma natural en los procesos de elaboración y cocción de alimentos y está presente en múltiples productos, también en productos de elaboración casera, como los postres lácteos, vinagre o flanes.

PERO NO SE ALARMEN: “Estas bebidas no son peligrosas para nada. Lo que ha ocurrido en California es que quieren introducir una advertencia por la presencia de este ingrediente tras un estudio que ha vinculado el 4-MEI con el cáncer en ratas, pero cuyos resultados no serían aplicables a los humanos”, según ha señalado la propia organizacion del govierno FDA.

La FDA, organismo que vela por la salud en EEUU, ha dicho que una persona necesitaría beber más de 1.000 latas de Coca-cola o Pepsi al día para ingerir la misma dosis de este químico que se suministró a los animales de los tests de laboratorio en los que se ha probado el vínculo del 4-MEI con el cáncer.

La Asociación Americana de Bebidas, que representa a la mayoría de este sector de la industria gaseosa, – según la cadena de noticias BBC – se ha manifestado fuertemente en este sentido, al manifestar “que no existen pruebas de que este compuesto ponga en riesgo la salud humana”.

Por: EUROPA PRESS

Post Your Thoughts